Economia

Tomarán medidas fiscales antes de la reforma cambiaria

13973001_copia.520.360

13973001_copia.520.360Presionado por un desequilibrio donde el gasto supera al ingreso, un tipo de cambio oficial a 6,30 bolívares artificialmente barato y un constante aumento de la cantidad de dinero en la economía que impulsa la inflación, el Gobierno se dispone a tomar medidas.

El vicepresidente para el área económica, Rafael Ramírez, explicó en entrevista concedida a Televen que antes de aplicar una reforma cambiara habrá ajustes en el campo fiscal y en el terreno monetario.

“Hay unas políticas fiscales y monetarias que tenemos que tomar, unas decisiones, antes de ir a un proceso de una convergencia a un sistema de bandas de nuestro sistema cambiario, eso va a suceder en el corto plazo”, dijo Ramírez.

Agregó que “tenemos un sistema de tres tasas de cambio, nosotros vamos a ir a un sistema de convergencia. Manejar tres tipos de cambio es muy complejo”.

Fuentes explican que entre las opciones que evalúa el Gobierno figura eliminar los dólares a 6,30, el Sicad y el Sicad II y mantener un solo tipo de cambio oficial, que estaría alrededor de 25 bolívares por dólar, para todas las transacciones de la economía.

También evalúa una opción menos radical. Pasar todas las importaciones que se realizan a 6,30, que principalmente son alimentos básicos y medicinas, a una tasa de 10 bolívares por dólar y el resto de la economía a un tipo de cambio de 25 bolívares.

De esta manera el incremento en el precio de bienes de primera necesidad, que actualmente se importan a la tasa de 6,30 bolívares, sería menor en momentos en que la inflación ya registra un salto de 60,9% en los últimos doce meses.

El gasto

El primero de julio el Presidente de la República, Nicolás Maduro, anunció “una revolución total y profunda de la administración pública” explicando que sostendrá “sesiones con los vicepresidentes y todos sus ministros para evaluar la ejecución del presupuesto”.

De acuerdo con las cifras de la Oficina Nacional del Tesoro al cierre de la tercera semana de junio el gasto del Gobierno, excluyendo los intereses de la deuda, asciende a 370 mil millones de bolívares, una magnitud que supera en 84% a la del mismo lapso de 2013.

Como el ingreso proveniente del petróleo y la recaudación de impuestos no alcanza para elevar el gasto en estas proporciones el Gobierno recurre al Banco Central, que fabrica billetes para financiar a Pdvsa, a operaciones de endeudamiento y a la mayor cantidad de bolívares que obtiene por la devaluación que significó el Sicad II, donde el dólar se cotiza a 49 bolívares por dólar.

Rafael Ramírez explicó que “el Sicad II ha sido una poderosa herramienta para reducir el déficit fiscal porque al tener un mayor cambio por tus dólares tenemos los suficientes bolívares para tener en equilibrio la economía”.

En la carta que publicó tras conocer su destitución el exministro de Planificación, Jorge Giordani, reveló que en febrero de 2013 le propuso a Nicolás Maduro la revisión de medidas en el campo fiscal como “los ingentes recursos dedicados a la seguridad social”, las “subvenciones a servicios públicos de primera necesidad (alimentación, electricidad, combustibles, agua, transporte, bienes de consumo masivo y servicios de vivienda”.

Hasta ahora no ha habido concreción en ninguna de estas materias, aunque el 27 de junio Rafael Ramírez reiteró que el incremento en el precio de la gasolina “está en discusión”.

Ecoanalítica señala en su informe correspondiente a la tercera semana de junio que “la lentitud excesiva en la aplicación de los ajustes profundiza los desequilibrios de la economía venezolana”.

La toma de decisiones no es sencilla. El recorte del gasto público podría acentuar la pérdida de dinamismo de la economía que en 2013 creció 1,3% versus 5,6% en 2012, mientras que la expansión del gasto a través de la devaluación de la moneda o incrementos en el costo de la gasolina podría acelerar la inflación.

Las reservas

En un contexto donde las reservas internacionales, es decir, el tanque de divisas que tiene a mano el Banco Central para cubrir importaciones y pagos de deuda registra un descenso importante, el Gobierno se dispone a consolidar las cuentas.

“Una medida que ha tomado el Presidente Nicolás Maduro es unificar todos los fondos que manejamos en una sola cuenta de reservas internacionales en el Banco Central eso va a ayudar a la percepción que se tiene respecto a nuestras capacidades de atender nuestros compromisos internacionales”, dijo Rafael Ramírez.

Al cierre del 3 de julio las reservas se ubican en 20 mil 691 millones de dólares, una magnitud que representa una caída de 27% respecto a la misma fecha de 2012 y de 2 mil millones de dólares respecto al 10 de junio.

El balance del Banco Central al cierre de mayo registra que 67% de las reservas corresponde a barras de oro que no pueden ser utilizadas de inmediato para el pago de compromisos y la porción de divisas en efectivo se ubica en 2 mil 782 millones de dólares.

De acuerdo con Ecoanalítica el Gobierno tiene en los fondos que pasarían a formar parte de la cuenta única de reservas internacionales unos 13 mil millones de dólares, de los cuales, 5 mil 400 corresponden al Fonden y la Tesorería.

Aquí hay riesgo

El sector privado afirma que existen liquidaciones de divisas pendientes aprobadas en 2012-2013 por Cadivi que se ubican 14 mil millones de dólares.

Raafel Ramírez afirmó que “todo lo que sea justo que se cancele se va a cancelar”, pero precisó que no está planteado reconocer pagos a la tasa 4,30 bolívares por dólar, que dejó de existir en febrero de 2013.

“Hemos venido haciendo una justa determinación de qué liquidaciones están pendientes y a que tasa. Hay empresas que están exigiendo un pago a 4,30 bolívares y nosotros decimos no, hay un riesgo cambiario”.

El Universal

A1 RADIO

Streaming Radio A1