Salud

El norovirus ataca el estómago

13993145_copia.520.360

13993145_copia.520.360En la ciencia suele pasar: se controla un virus y emerge otro. Es lo que está ocurriendo en el caso de los virus que causan gastroenteritis. 

El rotavirus da miedo. Es una de las causas de muerte de niños pequeños, que llegan a deshidratarse por las fuertes diarreas y vómitos. Por ello que los científicos se han ocupado de desarrollar una vacuna eficaz contra este virus que ha logrado disminuir su letalidad.

Pero ahora emerge el norovirus en sus diferentes subtipos. que, como plantea Irene Pérez Schael, química con máster en nutrición, en un trabajo publicado en www.miradorsalud.com “han surgido como causa importante de gastroenteritis en todas las edades, particularmente en países con alta coberturas de inmunización con la vacuna de rotavirus”.

Los norovirus existen desde hace mucho y fueron detectados en los setenta. Hasta ahora, su prevalencia era baja comparada con el rotavirus. “Los norovirus son causa substancial de visitas al hospital y responsables de brotes epidémicos en escuelas, cruceros, restaurantes y ambientes cerrados en todo el mundo”, explica Pérez Schael en su trabajo.

Su principal característica son los vómitos persistentes y abundantes, pero también provocan náuseas, diarreas, dolores estomacales y a veces fiebre. Por lo general, se supera en un par de días pero, como ocurre con otras enfermedades debilitantes, puede ser letal para personas vulnerables como ancianos, niños o pacientes con dolencias crónicas. 

En Estados Unidos, los norovirus son responsables de la mitad de los casos de contaminación por alimentos y bebidas, Son frecuentes en lechugas, frutas y mariscos. Además, se consideran fuente común de contaminación en restaurantes y servicios de catering. 

Pérez Schael apunta que para prevenir el contagio es necesario lavarse bien las manos con agua y jabón después de ir al baño, cambiar pañales y antes de manipular alimentos, cocinar y comer. “El uso de desinfectantes a base de alcohol (antibacteriales) no sustituye el lavado de manos”, alerta. Los alimentos frescos deben lavarse bien antes de consumirse. 

La gastroenteritis provocada por norovirus no tiene tratamiento específico ni vacuna. Los antibióticos no funcionan. Lo más importante es vigilar que el paciente no se deshidrate. “El control de un brote epidémico es un reto para los profesionales de la salud pública, sobre todo cuando ocurren en un crucero, evento bastante frecuente. Una vacuna sería una herramienta fundamental para la prevención de estos virus pero todavía no existe ninguna lista para ser usada; sin embargo, hay varios grupos de científicos y de casas farmacéuticas trabajando en ellas”, concluye Pérez Schael. 

El Universal

A1 RADIO

Streaming Radio A1