Internacionales

Pedro Sánchez: “No me cabe duda de que el presidente Duque quiere la paz para Colombia”

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y el mandatario colombiano, Iván Duque, este jueves en Bogotá. RAUL ARBOLEDA AFP
El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y el mandatario colombiano, Iván Duque, este jueves en Bogotá. RAUL ARBOLEDA AFP

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, se mostró este jueves convencido de la voluntad de paz del mandatario colombiano, Iván Duque, pese a sus críticas a los acuerdos con las FARC alcanzados por su antecesor, Juan Manuel Santos. “No me cabe duda de que quiere la paz para Colombia”, afirmó tras una reunión celebrada en Bogotá en la tercera etapa de su gira latinoamericana. “No reniega de la paz. Al contrario, lo que he visto es un Gobierno comprometido con la paz”, insistió Sánchez, que ha ofrecido ayuda también para las negociaciones, ahora en suspenso, con el Ejército de Liberación Nacional (ELN). Duque agradeció el gesto, aunque ha exigido a la organización insurgente que deje primero la violencia y los secuestros.

Ell jefe del Ejecutivo español se reunió antes del encuentro con los responsables de las instituciones creadas bajo el paraguas de los acuerdos con la antigua guerrilla (la jurisdicción especial, la comisión de la verdad y la unidad de búsqueda de desaparecidos) para conocer de primera mano los pormenores de un proceso que el nuevo presidente colombiano quiere reformar aunque, según mantuvo en repetidas ocasiones, sin “hacer trizas” lo pactado. El Gobierno español ha destinado hasta ahora 22 millones de euros de dinero público a la paz en Colombia -19 de la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECID) y tres a través del fondo de la Unión Europea— y confía en que los cambios que planea Duque, relacionados con la participación de los exguerrilleros en política y el sistema de justicia encargado de juzgar los crímenes de la guerra, no pongan en riesgo un acuerdo que puso fin a 50 años de conflicto armado.

A pesar de las críticas del nuevo Ejecutivo colombiano al proceso de desmovilización de las FARC, que se convirtieron en partido político y se sientan en el Congreso con 10 escaños garantizados, las palabras de Sánchez después de escuchar a Duque hicieron hincapié precisamente en la voluntad de paz del presidente colombiano. Esa consideración queda reflejada en una declaración conjunta: “España apoya los esfuerzos del Gobierno colombiano para concitar un acuerdo nacional de paz, en el marco de un gran pacto por Colombia”.

Ese respaldo tiene que ver también con las conversaciones con el Ejército de Liberación Nacional (ELN). Colombia lleva desde febrero de 2017 negociando la paz con este grupo armado, nacido en 1964 al mismo tiempo que las FARC, aunque todavía no ha logrado avances concretos, con la salvedad de un alto el fuego de 100 días alcanzado hace un año en vísperas de la visita del Papa. Duque expresó su “gratitud” por la oferta española de servir como “facilitadora” de un acuerdo, albergando incluso una negociación que en su última fase tuvo Cuba como sede, pero alegó que su Gobierno está “en proceso de reflexión” y debe “concluir su análisis” antes de decidir, la próxima semana, si reanuda el proceso iniciado por su antecesor. “El Gobierno debe exigir el cumplimiento de la ley y, si hay voluntad de paz, entonces que esa voluntad se exprese con la liberación de todos los secuestrados”, afirmó Duque.

La delegación negociadora del ELN, cuya cúpula no tiene pleno de control de las bases, que siguen cometiendo atentados y perpetrando secuestros, ratificó, a través de un tuit, su voluntad de diálogo y saludó “la oferta de España de apoyar la mesa” negociadora. “Seguimos en Cuba esperando la presencia de la delegación del Gobierno” de Duque, concluía el mensaje. El mandatario colombiano enfrió, no obstante, la posibilidad de lograr avances a corto plazo y recordó que el grupo insurgente debe “mostrar una genuina voluntad de paz”.

Sobre la mesa de la cita, el segundo que mantienen los gobernantes en menos de dos meses -Sánchez recibió a Duque en julio como presidente electo, cuando aún no había asumido el cargo- estuvo también la emergencia migratoria generada por la grave crisis de Venezuela. El presidente del Gobierno español anunció la formalización de un fondo comunitario de 35 millones de euros, creado a iniciativa de España, para ayudar a los países latinoamericanos que están acogiendo a los venezolanos que huyen del régimen de Nicolás Maduro. Solo en Colombia, que comparte más de 2.200 kilómetros de frontera con Venezuela, entraron en los últimos meses más de un millón de refugiados. “Quiero reconocer el extraordinario esfuerzo de la sociedad colombiana en la acogida de venezolanos. El Gobierno no España no mira para otro lado”, resaltó Sánchez, quien opina que “la crisis de Venezuela afecta al conjunto de América Latina y necesita una respuesta multilateral”.

Los dos presidentes abordaron algunos asuntos bilaterales como el rescate del galeón San José, un buque español hundido en 1708 por la Armada británica frente a la costa de Cartagena de Indias y descubierto en 2015. La disposición de ambos es la de “darle una solución” a esta cuestión, que ha generado algunas fricciones entre Bogotá y Madrid. “Me ha gustado la aproximación del presidente Duque”, apuntó Sánchez. “Queremos empezar la discusión con una perspectiva distinta, no sobre si esto es mío y esto es tuyo, sino sobre cómo puede servir el galeón al enriquecimiento intelectual e histórico de la humanidad. Hemos manifestado nuestra voluntad de querer resolverlo”, continuó. Sánchez y Duque acordaron también “fortalecer la cooperación judicial para combatir el crimen, la delincuencia y la corrupción transnacional”. Precisamente hasta la costa Caribe de Colombia se extendió la gestión corrupta del Canal de Isabel II de Madrid investigada en el caso Lezo.

A1 RADIO

Streaming Radio A1