El equipo español vence con dos goles súbitos de Marcelo y Asensio y enfila la
eliminatoria ante un conjunto alemán que le tuvo contra las cuerdas hasta el final
El equipo español vence con dos goles súbitos de Marcelo y Asensio y enfila la eliminatoria ante un conjunto alemán que le tuvo contra las cuerdas hasta el final
Deportes

El Madrid gana al Bayern porque sí

Ganó el Madrid porque sí. Porque es un equipo especialista en retorcer la realidad, en desmarcarse de la ortodoxia futbolera. En eso no tiene precio. En Múnich, dos ganchos a la mandíbula rival y ya. Goles aparte, el Madrid no tuvo apenas nada de todo aquello que se le supone a un vencedor. Rascó poca pelota, concedió una catarata de oportunidades y casi no tuvo vuelo en ataque. Esta vez, ni Cristiano. Guiños del fútbol, tan azaroso, tan inexplicable. Hay veces que al Real Madrid solo le entiende el Real Madrid.

En un encuentro a tirones, de sacudidas e impactos inesperados, de inicio el Bayern tuvo mucho del Madrid y el Madrid otro tanto del Bayern. Antes de que el pelotón local abrumara a su oponente, uno y otro estuvieron y se fueron tanto como su adversario. El Bayern se adelantó cuando mejor discutían los visitantes, que, a rebufo, empataron cuando más radiantes estaban los locales. Luego, el Bayern sembró sin éxito el área de Keylor.

El cuadro de Heynckes debió superar que todo su andamiaje se fuera al garete con la lesión del frágil Robben, herido a los cinco minutos. Thiago, su relevo, apareció destemplado. Poco a poco, el Madrid metabolizó que su rival estaba contrariado y a pies de Kroos y Modric abrochó un rato el juego. Carvajal, extrañamente errático y descontrolado desde el primer minuto, cuando se hizo un nudo ante Lewandowski que casi le cuesta un azote a los madridistas, padecía ante Ribéry. Y tampoco el Madrid daba puntadas con Cristiano, pero la posición avanzada de Kroos y Modric, en superioridad ante Javi Martínez, le permitía, al menos, atornillar al cuadro germano. No era un Madrid centelleante, pero decaía el Bayern, impreciso y agarrotado. Y justo en ese tramo del reto llegó el zarpazo muniqués.

A1 RADIO

Streaming Radio A1